El chat de WhatsApp entre dos importantes dirigentes del país. Además, el homenaje al exgobernador De la Sota en Miramar, un bloque con estreno en la Unicameral y el pase de los intendentes ‘a lo Saieg’.

La frase la soltó una persona que conoce y mucho el diálogo que existe entre el gobernador Juan Schiaretti y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Es más, sabe hasta los gestos que hacen uno y otro cuando les hablan de la relación entre ambos. Entonces, buscando bajar un poco la espuma después de la tensión de la semana pasada, se animó a soltar en una charla muy informal: “¿en serio creen que puede estar todo mal entre el Gringo y Horacio?” Tienen diálogo, se mandan WhatsApp de un lado y del otro diciéndose ‘hola, mi vicepresidente’ y se ríen de eso. Aparte, Horacio nunca dijo lo que algunos señalan que sostuvo”, lanzó de manera misteriosa el hombre con finos contactos en varios despachos porteños y otros tantos en Córdoba. Y que reconoce, además, al consultor Guillermo Seita como un engranaje clave para construir esa relación que algunos definen como “post-grieta”.  

Un estreno con un guiño de oposición a Nación
El miércoles en la Unicameral muchos fueron testigos del estreno de nombre de la bancada radical que llegó en su momento por haber sido parte de la lista de Ramón Mestre en su candidatura a la gobernación en 2019. Así, el bloque UCR pasó a llamarse “Juntos UCR” por iniciativa del nuevo titular de la bancada, Marcelo Cossar. Cuentan aquellos que recorren los pasillos de la Legislatura que era una intención que se venía masticando, sobre todo porque veían cómo la marca “Juntos” la capitalizaba el bloque que llegó de la mano de la candidatura de Mario Negri hace dos años y que conduce Orlando Arduh. “Unos eran como una versión de la gaseosa Premium y los otros la de Precios Cuidados”, dijo una persona que asistió al brand kill de la marca. Pero no todo quedó acá. Una vez en el recinto, los radicales con ropa nueva lograron que el schiarettismo les habilitara tratar un repudio en contra del ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández. “Fue un win-win (para seguir con términos del marketing) porque unos estrenaron y les aprobaron algo, cosa que con el oficialismo no es fácil; y el schiarettismo aprovechó para exacerbar su distancia con Nación”, dijo un conocedor de la Unicameral que además detalló cómo en el momento del proyecto se levantó de su banca Mariana Caserio, la hija del senador y actual opositor al Panal.

Cumbre delasotista en Miramar
Con motivo de la inauguración de una estatua del fallecido exgobernador José Manuel de la Sota, Miramar fue el lugar elegido para una cumbre del delasotismo en la campaña rumbo a las Legislativas. Hasta el este provincial viajó la hija del exmandatario, la candidata a diputada nacional, Natalia de la Sota; el vicegobernador, Manuel Calvo; y legisladores junto a otros dirigentes del peronismo que en su momento tuvieron cercanía con De la Sota. El escultor de la obra fue Fernando Pugliese, el mismo que hizo las estatuas de Alberto Olmedo y Javier Portales en la porteña avenida Corrientes. El motivo sirvió, además, para que el intendente de la localidad, Adrián Walker, anuncie el envío de un proyecto al Concejo Deliberante para rebautizar con el nombre del exmandatario a la costanera de la laguna Mar Chiquita. “Querido amigo vicegobernador, ‘Manu’ (Manuel) Calvo, gracias por estar. Es un momento de emoción, felicidad y recuerdos. Hablo como hija de un gran gobernador que estuvo enamorado de Córdoba. Se le llenaban de brillos los ojos cuando hablaba de su provincia. Y ahora va a estar acá y lo van a ver todos los días, y lo van a tener disfrutando de su mar. A todo el mundo le decía que Córdoba tenía un mar”, dijo la legisladora provincial.

De lo que ya se empieza a hablar en el PJ Capital 
Se empieza a complicar en serio para el peronismo schiarettista tratar de revertir el resultado de las Paso en la ciudad de Córdoba. Complicado, incluso, crecer en la ciudad que gestiona el intendente Martín Llaryora hace dos años. Lo cierto es que esto inquieta a los comandos de campaña del PJ en la ciudad que tratan de contener a la militancia, fidelizar el voto y ver qué pasa con el resto de los armados. Y en ese cambio de figuritas que se producen entre dirigentes con peso, dos, uno del radicalismo y otro del PJ hablaron acerca de lo que se empezó a conversar entre la militancia mirando el 2023. Se sabe que el propio gobernador Juan Schiaretti dijo que no se puede pensar antes en el 2023 sin hacer una buena elección en el 2019, pero eso no caló en algunos sectores que piensan en qué mes se votará de acá a dos años. “Algunos en la ciudad quieren votar en mayo para la Municipalidad, el tema es que ‘el Gringo’ ahora no necesita despegar del contexto nacional. Schiaretti va a querer votar en la segunda mitad del año o pegado, dependiendo qué haga. ¿Y si hay Paso en Córdoba?”, terminaron coincidiendo los dos dirigentes. 

Carasso y la sucesión en General Cabrera
Se sabe que el actual intendente de General Cabrera y presidente de la UCR provincial, Marcos Carasso, asumirá en diciembre en Diputados. Llegará a ese escaño porque Luis Juez, actual integrante de la Cámara baja, pasará al Senado en un par de meses y liberará ese lugar al que llegará el hombre del sur provincial. El tema es quién asumirá la intendencia en su localidad. Porque, como se señaló hace varios meses en esta sección, el temor es no repetir la experiencia del macrista Gabriel Frizza en Jesús María. Bueno, aunque cerca de Carasso reniegan de la versión, cada vez talla con más fuerza que la continuidad de la gestión caerá en manos de Julieta Rosso. ¿Quién es Rosso? Es la esposa del actual intendente Carasso y quien se muestra cerca de la gestión, por lo que no sería raro que eso ocurra desde diciembre en el sur provincial. 

Intendentes que quieren ‘imitar’ a Saieg
Lo empezaron a hablar esta semana a través de distintos vínculos que tienen con el Gobierno provincial y con los candidatos de la lista schiarettista. Están con ganas de volver a las fuentes, pero no solo regresar, sino también hacer saber que están de vuelta. Casi como asumiendo lo que creen fue un error cuando saltaron a las filas del Frente de Todos. Son los intendentes, los que, según dicen en la Provincia están tratando de ‘imitar’ a Walter Saieg, el legislador provincial que luego de su paso por el albertismo con escala en el ministerio de Transporte, está de vuelta. “Van a volver, sin conferencia de prensa ni anuncio con carta. Pero ya están empezando a llamar y hasta en las reuniones con el Frente de Todos asumen el error y negocian la cláusula de salida”, dijo un schiarettista. Información a la que se suma otro dirigente del PJ provincial que agrega: “ojo con lo de Saieg, a lo mejor está trabajando en algún corte de boleta para ayudar a Caserio…”, disparó. 

Fuente: Perfil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.